Actuaciones y Proyectos

Actuaciones y Proyectos

Entidades Colaboradoras

Entidades Colaboradoras

Participación y Voluntariado

Participación y Voluntariado

Voluntariado de Prevención de Incendios Forestales

 

Los incendios forestales suponen una seria amenaza para la sociedad, tanto por los múltiples daños que pueden ocasionar a las personas y los bienes que se ven implicados en ellos, como por la enorme repercusión que tienen en la destrucción de las masas forestales y en la pérdida de un gran número de especies de interés ecológico.

Es evidente que ante estos siniestros las administraciones públicas deben actuar, no sólo en la extinción y posterior restauración de las zonas afectadas, sino también realizando importantes esfuerzos en la prevención. En este sentido, el Decreto 111/2002, de 9 de agosto, de traspaso de funciones de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares en materia de servicios forestales, vías pecuarias y pastos; protección del medio ambiente y gestión y conservación de Espacios Naturales Protegidos, otorga a los Cabildos la competencia en la prevención y lucha contra incendios forestales. En consecuencia, el Cabildo de Tenerife ha elaborado el INFOTEN, plan que establece los recursos que se ponen en marcha en caso de que se produzca un incendio forestal; cómo se activan los operativos de incendios, qué es cada órgano y entidad, cuáles son sus funciones, dónde deben ubicarse, cómo deben incorporarse y la dependencia funcional que tienen durante el operativo.

No obstante, desde el Cabildo no pueden concebirse los programas de prevención, extinción y recuperación de ámbitos afectados por incendios desde un enfoque exclusivamente técnico o normativo. En la lucha contra esta problemática ambiental y social resulta imprescindible contar con la participación de todos los agentes sociales y administraciones implicadas, como son: Gobierno de Canarias, Corporaciones Locales, agrupaciones de voluntarios de Protección Civil, Grupos de Pronto Auxilio e incluso entidades privadas que participen de manera desinteresada en el ejercicio de su responsabilidad social corporativa.

Dentro de este tejido destaca el importante papel que pueden llevar a cabo las organizaciones de voluntariado, cuyos integrantes prestan parte de su tiempo para el desarrollo de acciones de forma altruista, libremente y sin ánimo de lucro para la mejora ambiental y de los recursos naturales.

Formación del voluntariado de prevención de incendios forestalesExisten en España diversos ejemplos que demuestran que la problemática de los incendios forestales debe abordarse desde este enfoque que integra la participación de todos los agentes implicados, donde las Administraciones deben ejercer sus competencias coordinándose con el importante papel que puede jugar la participación social, a través del voluntariado ambiental.

Por todo ello, desde el Área de Medio Ambiente a través de la Unidad de Prevención y Extinción de Incendios Forestales y la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales se viene desarrollando desde hace más de 10 años y más intensamente en estos últimos ocho años, un programa de voluntariado, donde se trabajan diferentes líneas de actuación y proyectos en colaboración con los Ayuntamientos, Asociaciones y Grupos de Protección Civil, para la prevención de incendios forestales en la isla de Tenerife.

El objetivo de este Programa es minimizar el número de incendios forestales provocados por la actividad humana poniendo en marcha proyectos de prevención mediante acciones de voluntariado que tenga como destinatarios tanto a los habitantes de las zonas más cercanas al monte (senderistas, visitantes de áreas recreativas, peregrinos, etc.) como habitantes de las zonas más cercanas al mismo.

Es importante destacar que las acciones de voluntariado en prevención de incendios forestales se desarrollan a lo largo de todo el año, siendo especialmente intensas en los meses de verano. Además, estas intervenciones están coordinadas en todo momento por la Unidad de Prevención y Extinción de Incendios forestales del Cabildo, formando parte del listado de actuaciones que se desarrollan por el operativo BRIFOR a lo largo del año.

Los proyectos y acciones de voluntariado en el marco de este Programa se han agrupado en tres líneas:

1. Ocio en la Naturaleza

Dentro de esta primera línea de actuación se encuentran los dispositivos de carretera, que se desarrollan en alertas por altas temperaturas y vientos (tiempo sur), en los que se informar a los usuarios del monte del peligro de incendio y medidas básicas a tomar en cuenta para prevenirlos. En este proyecto es de gran interés la participación de los/as voluntarios/as, dado que pueden desarrollar una importante función en las tareas de prevención y educación, gracias a su proximidad con la ciudadanía.

Otras intervenciones son las labores de información en los ámbitos del monte o en núcleos cercanos a los mismos cuando se producen concentraciones de población, como son la peregrinación a Candelaria, hogueras de San Juan o San Pedro, romerías, acampadas masivas, algunas de las cuales incluso con prácticas de riesgo, como pueden ser la quema de fuegos artificiales o el propio uso del fuego en las hogueras por las festividades de San Juan y San Pedro.

Las actuaciones de vigilancia consisten básicamente en que los voluntarios realizan un recorrido predeterminado, llevando a cabo labores de vigilancia allí donde los medios de la Administración no pueden estar presentes y puedan avisar en caso de que perciban incendios, humos o actividades de riesgo.

 

2. Autoprotección en las zonas de alto riesgo de incendio forestal (ZARI)

En esta segunda línea de intervención el destinatario de las acciones voluntarias son los ciudadanos que viven en las zonas de interfaz entre la zona urbana y el monte, se realiza labores informativas sobre medidas autoprotectoras, para prevenir daños personales y materiales. Se desarrollan en plena calle, e incluso acudiendo a las casas de los vecinos, siendo una intervención personalizada y directa al destinatario.

Otras acciones consisten en que los voluntarios convocarán a los vecinos para, en tono de charlas y coloquios, concienciar sobre qué supone vivir dentro de una ZARI, así como que adquieran los conocimientos necesarios relativos a las actividades que se pueden llevar a cabo dentro para realizar correctamente determinados aprovechamientos sin generar riesgos de incendios forestales.

Se incluye en estas actuaciones los encuentros vecinales denominados “Hablemos de incendios y te invitamos a un café” en los que de una forma coloquial se sigue trasladando a la población de los ZARI información relacionada con las causas, consecuencias y medidas de autoprotección frente a los incendios forestales.

En estas actuaciones se cuenta con el apoyo de una exposición “Con el Monte no me Descuido” y materiales didácticos dirigidos a diferentes destinatarios (adultos, jóvenes y escolares) desarrollados por la Unidad de Educación Ambiental del Cabildo, en coordinación con la Unidad de Prevención y Extinción de incendios forestales y la Oficina de la Participación y el Voluntariado Ambientales.

 

Voluntariado de prevención de incendios forestales3. Intervención en emergencias de incendios forestales

La última línea de actuación del voluntariado consiste en el apoyo logístico en las situaciones de emergencias, cuando tiene lugar un gran incendio forestal en Tenerife; en estas circunstancias su labor se lleva a cabo de una forma coordinada con el resto de efectivos que trabajan en el incendio.

Para el desarrollo de estas actuaciones el voluntariado recibe formación, a través de dos cursos, uno de ellos versa sobre la prevención de incendios forestales desde las causas, consecuencias de los mismos, medidas de autoprotección a tomar por los vecinos, comunicación, etc. El segundo curso es sobre la labor voluntaria de apoyo logístico en casos de emergencia de incendios forestales, en los que además de una parte teórica se incluye la participación del voluntario en simulacros de incendios, contando para ello con el personal de incendios del Área de Medio Ambiente del Cabildo. En estas actividades los voluntarios pueden practicar y perfeccionar las posibles tareas a desarrollar en caso de un incendio forestal.

 

De las anteriores acciones voluntarias descritas, se realizan al año una media entre 90 y 100, llegando a superar las 10.000 personas informadas. Participan más de 120 voluntarios/as de diferentes entidades de toda la isla, siendo en su mayoría efectivos de las agrupaciones de Protección Civil que dependen de los ayuntamientos, así como asociaciones de emergencia y otras entidades medioambientales.

Al igual que años anteriores, este verano continuaremos realizando más acciones de prevención de incendios contando con las Agrupaciones de Protección Civil y Asociaciones de emergencia y ayuntamientos.

Las entidades que colaboran son:

  • Agrupaciones de Voluntarios de Protección Civil de los municipios de Arafo, Candelaria, El Rosario, El Sauzal, La Laguna, La Victoria, Los Realejos, Puerto de la Cruz, Santa Cruz de Tenerife, La Matanza, Santiago del Teide, Icod de los Vinos, San Miguel de Abona, Santa Úrsula, Tacoronte y Tegueste con el apoyo de sus respectivos ayuntamientos.
  • Asociaciones de Emergencias: Ayuda en emergencias Anaga (AEA), Asociación para el Desarrollo de Actuaciones de Emergencia (ADAE), Asociación Protección Civil de Canarias (APROCICA) y Emergencias QRV Canarias.
  • Otras entidades: Asociación Deportiva FRYAN 4X4 y EDUCATERRA

 

Asimismo cabe destacar el reconocimiento y agradecimiento a la labor de los/as voluntarios/as que colaboran de forma activa en este Programa aportando sus capacidades y actitudes para informar en temática de prevención de incendios.

La labor de estos voluntarios/as resulta primordial y loable pues, en estrecha colaboración con los y las profesionales, contribuye de forma eficaz a la conservación de nuestros montes y los espacios naturales de la Isla. El objetivo final de todas estas actuaciones es prevenir los incendios contando para ello con la colaboración de la ciudadanía parte integrante y responsable de la conservación de nuestros montes.